theme/images/logo-lacompa_wWh4iVW.png

Reseña Histórica de la COMPA

Fecha de publicación: 3 marzo, 2009

“La Convergencia de los Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA)—conocida en diferentes etapas de su evolución como Encuentro Sur-Sur, Encuentro Sur-Norte o Globalización Alternativas Norte y Sur (GANAS)—tiene sus raíces en el Encuentro Sur-Sur sobre Desarrollo Rural e Incidencia celebrado en septiembre 1999 en Washington D.C., Estados Unidos. En este participaron una treintena de representantes de 18 organizaciones provenientes de 7 países del Continente: El Salvador, Nicaragua, Honduras, México, Haití, Cuba y Brasil. Entre sus objetivos estaban hacer un análisis común de la situación mundial, conocer las formas y métodos que implementamos las regiones para enfrentar el neoliberalismo, construir un espacio para el análisis desde nuestros pueblos, y diseñar un plan conjunto para impulsar iniciativas en contra del neoliberalismo a nivel continental.”( “Documento Base” de la COMPA )

En el primer encuentro de Washington, los participantes convinieron en convocar nuevamente con el fin de continuar las reflexiones, y decidieron trasladarse del centro del imperio a un rincón indígena que ha llenado las esperanzas del mundo: Chiapas. Así, un representante de cada país nos abocamos a la tarea de preparar el II Encuentro cuyo nombre tendría que ser definido por los participantes.

“En los primeros meses del 2000 se realizó una reunión en la ciudad de Boston, Estados Unidos, con varios representantes de distintos países con el objeto de conseguir fondos para la reunión en Chiapas. Y ahí creció la expectativa para el II Encuentro. Se decidió aumentar la participación de países y delegados y delegadas. También se propusieron los criterios de participación entre los que se encontraban darle prioridad a la asistencia de las mujeres y jóvenes; priorizar la presencia de redes con el objetivo que tanto las reflexiones como los efectos de los resolutivos del II Encuentro tuvieran impacto regional; que los participantes reflejaran varios sectores sociales; que los asistentes al encuentro llegaran como delegados de sus respectivas organizaciones y redes y con el objetivo de tomar acuerdos; entre otros criterios.”

La tarea era grande. En seis meses hubo que construir y garantizar un proceso que diera frutos para el II Encuentro en Chiapas, San Cristóbal de las Casas. De marzo a septiembre del 2002 se definió incluso la metodología y los objetivos bajo los cuales se convocaba: “analizar desde una perspectiva integral el impacto de las políticas neoliberales en el Continente, que incluye un análisis de género, las perspectivas de los pueblos indígenas y campesinos; intercambiar las experiencias de lucha y resistencia ante la globalización del modelo neoliberal; impulsar un plan de acción que sume voluntades y fuerzas a fin de frenar y derrotar al sistema capitalista, que en su fase actual se expresa bajo la forma neoliberal en nuestro Continente.”

“ Muchas organizaciones y personas participaron en San Cristóbal de Las Casas en el maratón de reuniones para ser dignos anfitriones. Comisiones por aquí y comisiones por allá. Un ejército de hormigas yendo y trayendo. Así llegamos a Chiapas en octubre del 2000 al llamado II Encuentro Sur-Norte: “Los Pueblos de América Construyendo Alternativas ante el Neoliberalismo”, donde participamos alrededor de 222 representantes y delegados de 128 redes y organizaciones campesinas, indígenas y civiles, provenientes de 16 países de las Américas: Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Perú, Puerto Rico, República Dominicana y los EE.UU.

Entre tantas ricas experiencias presentes y luchas heroicas de los pueblos, nos encontramos con un reto enorme. Construir un Plan de Acción y darle estructura, proceso, caminar a este encuentro en donde muchos, por primera vez, nos veíamos la cara, el rostro y los corazones. Muy distinto al Plan de Acción que impone los Estados Unidos a los presidentes del Continente con el ALCA, aquí tenía que haber consenso también en tres días. Un trabajo arduo para los procesos democráticos.

Se vivieron momentos difíciles. Entre mil dificultades y retos durante la II Asamblea y para la gran mayoría la primera asamblea, había que definir un eje de acción que afectara al hemisferio y todos y todas pudieran enfocar sus fuerzas. . Así, no salió un eje, sino los 6 más comunes: 1) la lucha contra el ALCA y todo lo relacionado con los planes de libre comercio o integración regionales, que al parecer era el eje en que más se coincidía; 2) la lucha contra la militarización y específicamente contra el Plan Colombia como una expresión de la militarización que está viviendo el Continente entero y que inunda las tierras y territorios indígenas; 3) la lucha contra la Deuda Externa de las países sepultados cada vez más en la pobreza y como el elemento clave que permite al BM y al FMI imponer los Programas de Ajuste Estructural que hoy padecemos; 4) la lucha por la igualdad de género y la participación activa de las mujeres en todos los ámbitos de la vida y sin las cuales no se puede concebir el desarrollo, la paz ni la justicia; 5) la lucha por los derechos territoriales y de los pueblos indígenas, la defensa de la biodiversidad y la lucha contra los organismos genéticamente modificados cuyos transgénicos amenazan la soberanía de las Naciones; y 6) la lucha por un desarrollo rural sostenible y justo, donde los acuerdos de libre comercio mantienen la amenaza a la vida del campo, aunque es desde ahí de donde brotan hoy en el Continente las luchas, propuestas y las esperanzas para todos y todas. Así, el Plan de Acción se delineó en estos 6 ejes estratégicos. En base a los cuales, más tarde, la COCO elaboraría un Plan de Acción que guiaría el accionar de la COMPA hasta la III Asamblea.

Varias preguntas e interrogantes sin contestar quedaron después de terminada la II Asamblea Continental y una de ellas, fue “¿Qué nombre le ponemos a este proceso?: “Movimiento Continental Sur-Norte”, “Movimiento Continental de los Pueblos Sur-Norte en contra del Neoliberalismo” y “Movimiento Continental Alternativo”. Tres propuestas que el Coco, representado por las diversas regiones, tuvo que definir en su primera reunión ya que este nuevo nacimiento requería presentarse ante la sociedad y tener un nombre. Por lo que quedó Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA) “Construyendo Alternativas Frente al Neoliberalismo”.

En síntesis, el II encuentro Sur-Norte se realizó en la comunidad de San Felipe Ecatepec, municipio de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México, con el mismo lema del I Encuentro, del 10 al 12 de octubre del 2000. Y el nombre de Convergencia de los Pueblos de las Américas -COMPA-es el resultado de la administración de una decisión de la Coordinación Continental COCO, electa en el II encuentro Sur-Norte, cuando reunida en Honduras Esperanza, el 3 de febrero del 2001, reflexionó varias opciones y propuestas optando por el mismo, con el lema “Construyendo Alternativas frente al Neoliberalismo”. Dos años después se realizó la III Asamblea Continental de la COMPA del 20 al 24 de noviembre del año 2002, en La Habana, Cuba, Villa Panamericana, 5 días antes del Encuentro Hemisférico Contra el ALCA, que se llevó a cabo también en ese hermano país del 25 al 28 del mismo mes y año, con una importancia política trascendental para aglutinar todo el sentimiento antineoliberal del Continente Americano. Ambos encuentros se desarrollaron en el marco de una situación internacional en la cual la aplicación de la política neoliberal sufre duros golpes y se encamina hacia un fracaso rotundo, con el consecuente aumento de los niveles de conciencia en contra de dicha política y el ALCA como expresión específica de la misma.

La III Asamblea de la COMPA unificó fuerzas y voluntades para profundizar en el análisis, las reflexiones y las acciones necesarias para contribuir a la derrota del capitalismo en su modalidad neoliberal.

Recoge los logros, valora los fracasos y obstáculos sin dejar de visualizar las fortalezas y oportunidades para la COMPA. Se definen los planes regionales, se encaminan los pasos para definir las normas y estructuras organizativas, incorporándose nuevos elementos en el orden de la conducción, criterios de membresía y de asunción de las funciones de la Coordinación Continental-COCO-.

OBJETIVO.- Objetivo Estratégico, “lograr la derrota del sistema capitalista en América (especialmente en su modalidad neoliberal) construyendo un modelo alternativo popular, incluyente, no sexista, no racista y capaz de impulsar un proceso de desarrollo auto sostenible y que considere el respeto al medio ambiente como patrimonio colectivo de la humanidad.” Este es uno de los elementos fundamentales que definen a la COMPA: su carácter anti-sistémico, en contraposición a lograr sólo un “rostro humano” del neoliberalismo.

PRINCIPIOS.Victor
Los Principios que regirían nuestro actuar son 15: respeto, articulación, flexibilidad, educación popular, unidad, soberanía, solidaridad, paz, comunicación, integralidad, democracia, derechos humanos, desarrollo sostenible, género y revisión.

NATURALEZA
La naturaleza del movimiento quedó definida “como un movimiento hemisférico de coordinación amplia, autónoma, pluralista y democrática, en el que mujeres y hombres de los diferentes sectores organizados luchan por la construcción de alternativas frente al neoliberalismo, hacia una nueva sociedad. Nuestro movimiento está fuertemente vinculado a los movimientos populares y grupos de base, y además de su carácter hemisférico y multisectorial, COMPA optó por su clara opción de lucha antihegemónica y antineoliberal por la construcción de un modelo alternativo y popular, aunque en proceso de construcción y ampliación de su presencia en el continente.”

Última modificación: 3 de marzo de 2009 a las 08:03

Hay 0 comentarios

captcha